Marchitas las azucenas…

Marchitas las azucenas, su perfume aún refresca. Pasa así con la vida, algunas cosas y ciertas personas a las que el paso de los años las engaña por seguirlas renovando.

un poquito de mí para mí

Son muchos los proyectos que pululan en mi cerebro, y demasiado el ruido en este mundo incierto. Así que, en aras del denodado “aislamiento”, requerido ahora y parece que por buen tiempo, vuelvo a refugiarme a mis tiempos de bloguera: esa época en que no éramos seres con cuerpo, sino voces al viento, espíritus impulsados por la búsqueda de lo cierto.

¿es real el sabor de un mangó?

Lo dejo por aquí por ahora, rompiendo un poco algo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s