Velatorio don Guillermo de la Paz

Guillermo de la Paz fue recordado por sus correligionarios como “un hombre imprescindible”

Líderes gremiales, representantes de movimientos independentistas, socialistas, organizaciones comunitarias, amigos, vecinos y familia, compartieron esta noche unas notas de duelo para decirle un final adiós a Guillermo de la Paz Vélez, por su partida física.

La Funeraria Ehret de Cupey y su personal recibieron el inmerecido honor de ser parte de la historia de un pueblo, de ver cómo culmina un capítulo en la historia de la lucha por el sindicalismo.

Si ha sido duro este año para el movimiento de país con la reciente partida de un Rafael Cancel, la pérdida física de don Guillermo Vélez, cae como ese puñal que de vuelta tras penetrar en la piel.

Guillermo de la Paz tenía 78 años y una vida entera de lucha y compromiso con su familia y con su pueblo.

“Nadie es erróneo. La vida nos ha cambiado, nos ha tocado estar aquí, hay cosas que están cambiando… hay tiempo de reír y tiempo de llorar, y este es tiempo de llorar”, dijo una vecina de don Guillermo, quien narró cómo en una ocasión “se cayó mi mamá, y quien la levantó fue don Guillo”.

“Creo que tenemos poco tiempo para decir todas las cosas que se pueden decir de don Guillermo de la Paz. El proceso de transformación que es la muerte… es al final del camino aun cuando algunos no comparten la creencia religiosa, el pensar de un ser todopoderoso. Otros piensan que somos materia, como sea uno piensa en la vida hay que ser buen ser humano.

Esa energía que nos deja Guillermo seguirá presente en nuestras vidas, como buenos cristianos y como buenos seres humanos aunque no obedezcan a fe”, manifestó en su turno de duelo el Frente Socialista.

Las circunstancias impuestas por la creada pandemia, impidieron a la familia hacer de este evento uno multitudinario como mandaba la pérdida de un ser de la talla y el calibre de don Guillermo de la Paz, “Guillo”, como algunos privilegiados amigos tenían el honor de llamarlo.

“Tranquilidad y paz es lo que deseamos para su familia. Tendremos a Guillo siempre presente en nuestros corazones”.

“Hace una semana hablé con Guillo. Me preguntaba de cómo iban los acuerdos de convenio de la Pepsi y la CocaKKKola. Siempre quería estar al tanto de los adelantos del movimiento obrero”, dijo por su parte José Rodríguez, del Movimiento Solidario Sindical.

En representación del Partido Independentista Puertorriqueño, habló Adrián González: “El recuerdo que tenemos de Guillermo es siempre diciendo presente y solidario con las causas… Lluvia, de día, de noche, allí estaba Guillermo… una pérdida irreparable… que su energía siga fluyendo entre nosotros”.

Siguió el turno a Jocelyn Velázquez de Jornada Se Acabaron las Promesas: “Guillermo era de esos hombres que construyó el sindicalismo. Toda su vida fue una vocación admirable. Tanto… siempre destacaba cómo no había que dejarse llevar de la propaganda amerikkkana”.

Aparte de un ser solidario, su lema favorito era vivir la vida a su manera
(Foto por Sra. Placeres)

Una de las hijas y también activista, Raquel de la Paz, pidió turno para hablar: “Quiero hablar ahora. Quiero saludar a todos los compañeros de papi. Él donde veía cualquier cosa, se daba su vuelta, algo pasaba, ahí estaba papi… era un socialista social. Mucho que luchó cuando el gasoducto”, relató entre otras anécdotas la progenitora con gran aplomo y en presencia de un nutrido núcleo familiar, aparte de los correligionarios.

Raquel concluyó su alocución con un poema que le enseñara su padre: “Pa aprender a defenderse nunca fuimos a la escuela. Aunque el toro tenga cuernos, el gallo también tiene espuelas”.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

“De parte de mi padre, un abrazo”, Raquel de la Paz.

Entre los asistentes a distancia, incluimos las expresiones de Liliana Laboy:

“Me hubiera gustado tanto despedirme. Guillermo fue mi guía cuando yo comenzaba en el sindicalismo. Estuvimos trabajando juntos en el CAOS y todas las luchas contra la privatización de la telefónica. Su compromiso con la lucha fue profundo. Igualmente era su compromiso con la vedad y la integridad así como con la lealtad hacia los y las camaradas. Hay una anécdota que no voy a contar ahora pero que fue un ejemplo de su integridad revolucionaria ante el abuso de poder de un conocido ”líder obrero”. Guillermo era así. Por eso se ganó no sólo el cariño, sino también y sobre todo, el respeto de quienes tuvimos el privilegio de trabajar junto a él.

Hasta siempre, y gracias por tu ejemplo. Nuestros respetos a toda su bendecida familia y a los que bien le quisieron.

Foto usada sin permiso. No es de nuestra autoría. Larga vida a Guillo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s