Ver “¿Por qué insistimos en ocultar a Afrika?” en YouTube

Librería Loíza, El Mamey, Borinken- (reporte de labores)

Aparte de lo que se ha convertido ya en rutinas y faenas diarias obligadas (refranes internos me dicen que barrer no cuenta, por ejemplo, porque barrer es como bañarse, como comer, parte de salir el Sol, hay que correr con eso.

Como se corre con el hecho de cuidar la vegetación y, que si agradezco que como bien me confirman, a mi gente le corre sangre verde. Ya en ninguna sangre roja confío -ni perro ni humano, sea pitbull o de la raza de quien esté al mando, o rezando…

“Paso por la Librería a cada rato y la veo cerrada”, es la daga de quien me motiva con tal bolita de estiércol… lo que realmente quiere decirme es que yo no soy meritoria de una llamada que me avise que tiene pensado echarme un ojo…

Pero vaya por la recua de neumáticos loiceños y dizque hermanos que, de a cada ratón con queso, “los veo pasar” como la canción de Monge, Yolandita, y lo que se hacen el cuello de galleta por no verme ni comiendo en el Balcón/Tarima Adolfina Villanueva, nombre que no nos dieron dinero para ponerlo, ni 70 mil que con lo que le cambiaron el nombre a la Plaza de Loíza, otra jincha desarraigada, les colonizó en su cara un rancho para la Patria.

¿cómo se atreve esta a hacer un bien sola? Mátenla, mátenla de pichaera…

Había una vez a una mujer le dio con hacer una Librería para una comunidad de Loíza con el último dinero que tenía.

Mientras se empeñaba en esto, no solo le llenaron de mierda humana y el balcón de rumores no ciertos, sino que se las tuvo que ver con el látigo que le mandaron las patitas de las cucarachas, pasándole por el codo mientras ella dormía encima de un colchón en el piso, o haciendo cuántas veces desnuda la danza de los mosquitos, o su favorita: el alacrán que volvió y me picó.

Hay una teoría de que Mansa Musa tuvo la culpa de que, al paso llegaran los portugueses con su cuento de seguridad por esclavitud. Creo que tiene que haber algo de cierto en eso porque, como el blanco se entere de algo bueno que hiciera cualquier negro, si se le acerca es para darle las gracias y robárselo.

Iguanas de palo, ratones y alacranes, ¡ea rayo!

Que como el otro día me esmeré en el punto de que yo había espantado a las ratas que habían en la Librería, pues se me apareció otra ese mismo día que hablé.

Y hoy, yo creo que esa iguana de palo no brincó del patio de atrás, sino que vino por el techo desde la calle. Es que la oí como que resbalarse por la puerta del Camerino.

Vida en la Librería, era mejor título, o se lo ubico como categoría

Derechos reservados 2021

Tercer alacrán que me pica: vida en la Librería

Ya es el tercer alacrán que me pica en lo que vengo viviendo en Librería Loíza. La suerte es que los tres han sido los hijos de su madre. Si llega a ser la madre, no creo que lo cuento derecho.

En otra ocasión, me pasó una cucaracha pero enorme por el brazo izquierdo. Da la cosa que la picada ahora fue en el brazo izquierdo. Casi todo lo sufro en el lado izquierdo de mi cuerpo.

Esta vez, después de sentir que eso que me picó no era un mosquito, igual se me apareció una cucaracha grandota, luego de fumigar un poco.

Y en el ladito, las ratas parece que me han hecho un nido en el pasito de acera a la Librería. A esas les pegué fuego.  La cucaracha la saqué, el alacrán lo maté (usé bórax, digo, ácido bórico) y ahora estoy en vela. Pendiente a ver si aparece quién más quiera algo… el gallo… alguien… algo…

En guerra.

Y cuando más, que por fin puede decirse, he limpiado este espacio donde vivo, un microespacio en un 10×5 que, con todo y su ejército de insectos gladiadores, me encanta tanto. Me late hogar.

El ácido bórico en la puerta. Lo retraté de lejos.
“Con tanto mosquito, quién duerme”.
Mi camita, ahora sin alacrancito.

Cuando una causa es estilo de vida, no hay de otra.

Ya son tres años de este ritmo. Gracias a los que siguen creyendo desde el principio. Nada nos detiene a la creación en Librería Loíza, de la Sala de la Niñez, Marta Bombón, en honor a mi señora madre, doña Marta Cristina López Arroyo. Así me lleven los alacranes en el 2021.

Librería Loíza es espacio borinqueño, loiceño y panafricano, ubicado en la PR-187 km 21.5 en la Comunidad El Mamey, bautizada así por Jelmén, el Poeta de Loíza.

Donativos: http://www.paypal.me/loiza

Bendito sea el Ayatollah Khomeini: prohíbe vacunas Pfizer y Moderna et al. en Irán (enlace Infobae)

https://www.infobae.com/america/mundo/2021/01/08/el-ayatollah-khamenei-prohibio-las-vacunas-pfizer-moderna-y-oxford-en-iran/

Mientras que el gobierno de los Estados Unidos distribuye irresponsablemente remedios intravenosos peligrosos y poco comprobados, el líder iraní protege a su pueblo del capitalismo pirata, asesino y malsano.

¡que viva el Ayatollah Khomeini!

Ayatollah Khomeini prohíbe vacunas Pfizer y Moderna en Irán. Enhorabuena.

Si en algo le ha parecido de beneficio este mensaje, considere su donativo a Librería Loíza y reciba por correo el ejemplar premiere de su revista NABORIA. Ayúdenos a lograr algo más grande: Librería Loíza PR-187 km 21.5 http://www.paypal.me/loiza/

LOÍZA: Centro Comunal de Parcelas Vieques desmantelado desde antes de María, escape de miles de galones de agua potable (vídeo)

Centro Comunal de Parcelas Vieques en estado de abandono desde antes del huracán María, según entrevista con vecinos del área. (Crédito Foto: La Cacica Cimarrona). Miles de millones de galones de agua perdidos a presión desde la parte posterior de este antiguo centro comunal.

LOIZA, BORINQUEN (PUERTO RICO)- En una de nuestras trullas NABORIA, la publicación que distribuimos profondos Librería Loíza, nos topamos con una situación grave en el corazón de la comunidad de Parcelas Vieques: una estructura destinada a casa comunal, no solo en deplorable estado de abandono, sino botando decenas de miles de galones de agua, a una presión exorbitante.

Abajo le incluimos el video donde se escucha la presión de agua.

Servicio público de Libreria Loiza. Ayúdanos a seguir compartiendo luz como lo hacemos con revista NABORIA http://www.paypal.me/loiza

Dignidad: Minimuseo virtual

un virtual recorrido sobre el tema de la dignidad como derecho

Siempre me preguntaba por qué tanta cosa con eso de los derechos humanos cuando es obvio que tenemos que respetarnos.

¿A dónde se ha ido la enseñanza de nuestro valor como persona?

Conviene al regente la algazara y los dimes y diretes. Lo que no espera es un pueblo que se levante temprano a defender su literal rancho.

¿Quedan derechos civiles a nivel planeta mientras las corporaciones como Coca-Cola siguen impunes?

Imagen tomada de Internet, aplica a cualquier lugar del mundo.

Ya casi está una al punto de explicar literalmente su existencia. ¿Qué le importa a nadie si salgo o no salgo? Te juro, la hipocresía de ignorar el daño monumental que es el refresco, no la tolero. Todavía hoy, 16 de mayo 2020, los números de COVID palidecen contra los del refresco que están en los ocho millones de muertos al año.

Ocho millones el refresco. El CoVid mundial no llega a 400 mil. No te vi corriendo a denunciar a la asesina Coca Cola, porque ya no sabemos a qué sabe la dignidad, ni cuánta azúcar manda por hota.

El derecho a recibir el tratamiento médico que entendamos

El blog como terapia

Lo mejor que tiene el ejercicio de la escritura es que ni la tinta ni el papel me interrumpen. No hay quien me diga: “Eso también me pasó” o “sé de qué hablas” o “ya se te pasará”. Para decirme todo eso, tienen que esperar al final, en el área de comentarios.

Pero son muchas las ventajas de crear un blog personal. En estos tiempos en los que hay que VOLVER a reinventarse, mantener un blog puede servir, no solo de terapia, sino constituir parte de un portafolio a la hora de ofrecer bienes y servicios.

Abundan las historias de blogs que han culminado en un libro publicado.

Acá te incluyo un enlace a través del cual puedes crear tu propio blog. ¡Me compartes el enlace para seguirte!

http://wordpress.com/refer-a-friend/BNm6nQySNKp82BXg37e7

(El enlace me acredita 25 créditos en servicios de WordPress).

La lloraera no es rentable

Buenos días, gracias por seguirme. Apoyo cualquier proyecto que represente canalizar lo que otras hermanas pretenden hacer con estas comprensibles pero cargadas descargas personales, propias de una visita o llamada telefónica.


Yo opto porque cada quien publique lo que le salga de su ser, solo que en estos casos, las autoras no quieren de igual forma, escuchar soluciones ni posiblidad de algún cambio en su situación particular con pequeñas acciones.  Conste que no voy en las de darte el plato de comida, sino en las de ver cómo le hacemos para que te busques la tuya, caminar por tus pies. Poner en práctica, si puede decirse, una soberanía del individuo.

Por eso es que resulta importante ubicar ese asunto en el contexto (del individuo que no consigue alternativas económicas, en un sistema inclinado a que no las consiga, la realización de que el sistema en efecto está en nuestra contra) solo entonces, con esa educación, con ese conocimiento de ese hecho (que el sistema está en su contra) es que podrá tener la oportunidad de sobrevivir salvaguardando su expresión y su identidad personal, pero sobre todo, el caminar hacia la realización de sus anhelos en esta vida. Vivir en punto y total.
Eso no puede lograrse (y no me confundan con ser positivo) con la mera articulación constante del desagravio. O sea, hace falta desahogarse y hace falta querer hacer algo al respecto. La comidilla que termina en la calle sin salida emocional que termina en lo siento (a menos que sea una pérdida física de un ser querido, y de corazón lo siento) oro por ti, confía todo va a salir BIEN, me saben a eutanasia colectiva.

No me crié en esa religión. Y ahora, igual que quien tiene una piscina en la casa y no entiende por qué nadie pasa calor, yo me creo, igual que mediomundo que mide al resto desde su ombligo, que la gente sabe que es obvio que tienen que esforzarse bajo este día de Sol con todo su esfuerzo ayudar a otros, porque eso es medicina primero.

Eso no quita que quien sana tenga necesidad de remedio. Quiere decir que, quien da, igual da porque necesita que le reciban.

En el caso en punto, si hay un momento crítico en la historia de la Humanidad para que en humildad escuchemos nuestra Voz Interna, con todos los proyectos y dones que nos manda a dar, digo que es santo remedio.

Todos los caminos apuntan a que esta es la última lancha hacia la realización de sueños. No dilatemos, hay mucho que martillar, escribir, dibujar, taladrar.

No busques más validación de intermediarios. Tu voz y tú, que se haga la voluntad de ambos.

A eso, quieren responderme con “es más complicado que eso”, es que no han pasado un día conmigo.

Si en algo te ha beneficiado lo que has leído, considera compartir este enlace y quizá contribuir a una obra más grande: un espacio físico de 600 pies cuadrados en estructura de cemento, sin gravamen y reservado para la posteridad para el loiceño. Librería Loíza Casa Comunitaria. PR-187 km 21.5 donativos: http://www.paypal.me/loiza)