País sin cabulla

Decía un Don Cholito, o un don José Miguel Agrelot, encabuya y vuelve y tira. El comediante y mejor ser humano que plenamente viviera bien centrado en su creencia y en el ejemplo que su proceder imprimía en un pueblo y, cómo no, era parte integral de una escuela simpar de damas y caballeros de nuestros medios, como un don Luis Vigoreaux, padre, por supuesto, quien no hizo una carrera de su vida como fiestero sin control, sino como todo un monarca de nuestra televisión. Fuera de cualquier escándalo debatible o aparente, una figura paterna virtual para nuestros niños carentes de tal.

Ya que no se permite tener como figura páter a un don Pedro Albizu Campos, como quitarle a un pueblo su GPS para que termine comiéndose como el comején, o masque menos el plan del racista congreso.

Nos desahucian de nuestro suelo.

Hacen mota con la historia de nuestro pueblo. Se inventaron que descubrieron tierra habitada, se inventaron que acabaron con los taínos (que no son los taínos sino NOSOTROS MISMOS) se inventaron que abolieron al africano, nos cambiaron el nombre tantas veces que, ya no somos nigerianos, ni marroquíes, sino afropuertorriqueños, pero puertorriqueño es mezcla de Africano, Taínos y Español, pero afropuertorriqueño como nuevo carimbo. AFRODESCENDIENTE pero no AFRICANO.

Pero la Diáspora Africana en el mundo segregada en todas las escalas, desde balas, esclavitud, rodillas en tantas caras, hijas de África con sus hijas de nuevo desvalijadas como Adolfina Villanueva, que según me cuentan, se buscó la bala que la desahuciara porque, aparte de que Adolfina tenía un carácter de siete quenepas, la mujer como tal era de Piñones, no de Loíza. Y si ya venían diciéndole que se fuera, obvio que se busca lo que le pase.

Quiero aclarar que lo anterior viene no de mi parte, sino en general lo que he recibido como insumo de ciertos líderes y residentes nacidos en dicha costa. Solo cumplo con dejarlo plasmado, quizá en aras de una nota personal en la futilidad de todo en tantos sentidos.

Por supuesto que ante tales comentarios, rebato de inmediato e igualmente lo comparto: ¿Qué justifica una bala para un desahucio? Eso y el hecho del mito de que hay que ser de ningún sitio para justificarse en ninguna otra parte.

No tiene que justificarse la existencia para que tenga derecho a respetarse.

Había una vez unos reales héroes nacionales que la emprendían a fuerza, letra, puño y sangre, por los derechos humanos de un pueblo.

Derecho a vernos en nuestra televisión

Derecho a escucharnos en nuestra radio

Lo que hay al momento no son representativos de las mejores voces de nuestra generación. Eso es porque el congreso desde la invasión, controla nuestros medios de comunicación hasta los memes.

Sea el momento en que la sangre se busque.

Como don Abelardo nos declara, pueblo tirijala. Por más que traten no se nos va el DNA del dulce

Todos los frentes decían…

Menos Albizu, menos la penalidad de seguro social, menos lo que las compañías federadas no tributan, menos que el gobierno nacional no gobierna la nación, menos la Junta en pleno, menos el derecho que el congreso no tiene de definir a otra nación, sobre todo privándole de su DERECHO A NACIONALIZARSE, menos denunciar EL BLOQUEO USA A NUESTROS PUERTOS…

Todo lo demás así cosmético, de colores. Siempre que sea BORI vs BORI, eso sí hay que pelearlo alante porque los últimos serán los primeros.

Me recuerda a un programa de televisión lo más ameno Desafiando a los Genios. Damos vueltas y vueltas en marchas para terminar pidiendo misericordia al Congreso Ángel Guardián que se nos ríe en la cara.

Y vuelve… plebiscitos, elecciones financiadas por el amo. Oh, ese frente hay que lucharlo pero boicot productos procesados, malsanos y extraños, eso no, porque hay que respetar el criterio de cada uno pero no puedo vacunarme si no quiero, la mascarilla forzada pero nada tiene que ver el refresco que tampoco tributó.

Walter Mercado, otro damallero, hablaba de paz y amor.

Ya no comamos más odio

Encabuya y vuelve y tira

Si la patria es valor y sacrificio y allí donde esté el tesoro estará el corazón, ¿qué hacemos comiéndole al gringo?

Velatorio don Guillermo de la Paz

Guillermo de la Paz fue recordado por sus correligionarios como “un hombre imprescindible”

Líderes gremiales, representantes de movimientos independentistas, socialistas, organizaciones comunitarias, amigos, vecinos y familia, compartieron esta noche unas notas de duelo para decirle un final adiós a Guillermo de la Paz Vélez, por su partida física.

La Funeraria Ehret de Cupey y su personal recibieron el inmerecido honor de ser parte de la historia de un pueblo, de ver cómo culmina un capítulo en la historia de la lucha por el sindicalismo.

Si ha sido duro este año para el movimiento de país con la reciente partida de un Rafael Cancel, la pérdida física de don Guillermo Vélez, cae como ese puñal que de vuelta tras penetrar en la piel.

Guillermo de la Paz tenía 78 años y una vida entera de lucha y compromiso con su familia y con su pueblo.

“Nadie es erróneo. La vida nos ha cambiado, nos ha tocado estar aquí, hay cosas que están cambiando… hay tiempo de reír y tiempo de llorar, y este es tiempo de llorar”, dijo una vecina de don Guillermo, quien narró cómo en una ocasión “se cayó mi mamá, y quien la levantó fue don Guillo”.

“Creo que tenemos poco tiempo para decir todas las cosas que se pueden decir de don Guillermo de la Paz. El proceso de transformación que es la muerte… es al final del camino aun cuando algunos no comparten la creencia religiosa, el pensar de un ser todopoderoso. Otros piensan que somos materia, como sea uno piensa en la vida hay que ser buen ser humano.

Esa energía que nos deja Guillermo seguirá presente en nuestras vidas, como buenos cristianos y como buenos seres humanos aunque no obedezcan a fe”, manifestó en su turno de duelo el Frente Socialista.

Las circunstancias impuestas por la creada pandemia, impidieron a la familia hacer de este evento uno multitudinario como mandaba la pérdida de un ser de la talla y el calibre de don Guillermo de la Paz, “Guillo”, como algunos privilegiados amigos tenían el honor de llamarlo.

“Tranquilidad y paz es lo que deseamos para su familia. Tendremos a Guillo siempre presente en nuestros corazones”.

“Hace una semana hablé con Guillo. Me preguntaba de cómo iban los acuerdos de convenio de la Pepsi y la CocaKKKola. Siempre quería estar al tanto de los adelantos del movimiento obrero”, dijo por su parte José Rodríguez, del Movimiento Solidario Sindical.

En representación del Partido Independentista Puertorriqueño, habló Adrián González: “El recuerdo que tenemos de Guillermo es siempre diciendo presente y solidario con las causas… Lluvia, de día, de noche, allí estaba Guillermo… una pérdida irreparable… que su energía siga fluyendo entre nosotros”.

Siguió el turno a Jocelyn Velázquez de Jornada Se Acabaron las Promesas: “Guillermo era de esos hombres que construyó el sindicalismo. Toda su vida fue una vocación admirable. Tanto… siempre destacaba cómo no había que dejarse llevar de la propaganda amerikkkana”.

Aparte de un ser solidario, su lema favorito era vivir la vida a su manera
(Foto por Sra. Placeres)

Una de las hijas y también activista, Raquel de la Paz, pidió turno para hablar: “Quiero hablar ahora. Quiero saludar a todos los compañeros de papi. Él donde veía cualquier cosa, se daba su vuelta, algo pasaba, ahí estaba papi… era un socialista social. Mucho que luchó cuando el gasoducto”, relató entre otras anécdotas la progenitora con gran aplomo y en presencia de un nutrido núcleo familiar, aparte de los correligionarios.

Raquel concluyó su alocución con un poema que le enseñara su padre: “Pa aprender a defenderse nunca fuimos a la escuela. Aunque el toro tenga cuernos, el gallo también tiene espuelas”.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

“De parte de mi padre, un abrazo”, Raquel de la Paz.

Entre los asistentes a distancia, incluimos las expresiones de Liliana Laboy:

“Me hubiera gustado tanto despedirme. Guillermo fue mi guía cuando yo comenzaba en el sindicalismo. Estuvimos trabajando juntos en el CAOS y todas las luchas contra la privatización de la telefónica. Su compromiso con la lucha fue profundo. Igualmente era su compromiso con la vedad y la integridad así como con la lealtad hacia los y las camaradas. Hay una anécdota que no voy a contar ahora pero que fue un ejemplo de su integridad revolucionaria ante el abuso de poder de un conocido ”líder obrero”. Guillermo era así. Por eso se ganó no sólo el cariño, sino también y sobre todo, el respeto de quienes tuvimos el privilegio de trabajar junto a él.

Hasta siempre, y gracias por tu ejemplo. Nuestros respetos a toda su bendecida familia y a los que bien le quisieron.

Foto usada sin permiso. No es de nuestra autoría. Larga vida a Guillo.

Discurso de “Don Pedro Albizu Campos” más urgente que nunca

Discurso de El Padre de la Nación Borinqueña: Don Pedro Albizu Campos

Una de las principales causas de sicosis, es la disociación o la falta de relacionar acciones con consecuencias.La causa de la debacle de nuestro pueblo puertorriqueño es haber permitido que se diera al traste con la gesta y memoria de un Albizu.Este discurso de El Maestro, lleva la bendecida virulenta energía del prócer. Energía que nace de una indignación genuina, causada por la falta de reconocimiento internacional a un pueblo, un asunto de derechos sobre la tierra.